Té para adelgazar

Té para adelgazar

Tomar té para adelgazar es una medida útil según varios estudios científicos. Un estudio realizado por doctores chinos y publicado este mismo año en la Biblioteca de Medicina Nacional de los Estados Unidos parece corroborarlo, al menos en lo que al té rojo se refiere. Y no es el único estudio: en 2010 otro estudio similar ya decía que el té rojo Pu-erh reduce significativamente el peso total del cuerpo y de los tejidos adiposos. Y esto no sólo es aplicable al té rojo: otros estudios llegan a la misma conclusión con el té verde, así como con el Roiboos, y extienden esta capacidad a cualquier tipo de té.

Té para adelgazar

Té para adelgazar
Té para adelgazar. Imagen: Globedia

Empecemos diciendo que el té tiene algunas propiedades universales que son aplicables a cualquiera de sus variedades, y por tanto parece que, en menor o mayor medida, cualquier tipo de té contribuye a la pérdida de peso.

Sin embargo, en algunos tés estas propiedades confluyen con otras específicas de la variedad, y de ahí que sean más útiles en las dietas de adelgazamiento.

El té contiene teína, un excitante natural con propiedades similares a la cafeína, de aceleración del gasto calórico mediante la termogénisis (aumentando el calor corporal). Lo bueno es que la teína, a diferencia de la cafeína, tiene una incidencia mucho menor en el aumento de ritmo cardíaco, el principal de los problemas relacionados con la cafeína.

En el caso del Roiboos, que no contiene teína, su capacidad para acelerar la función metabólica del hígado hace que el cuerpo almacene menos grasa, por lo que también es efectivo a la hora de perder peso.

¿Cuál deberíamos elegir, entonces? Repasemos cada uno de ellos:

Té verde para adelgazar

El té verde tiene un alto contenido en polifenoles, conocidos por su poder antioxidante. Esto significa que los polifenoles aceleran la regeneración celular, que conlleva añadido un gasto energético extra. Además, estos mismo polifenoles aumentan el metabolismo basal, por lo que el consumo de energía se multiplica.

Además, otra de las propiedades del té verde es que moviliza los depósitos grasos del organismo, especialmente en los tejidos adiposos, facilitando su eliminación.

Hoy en día el té verde es el preferido en las dietas de adelgazamiento, en parte porque es el más agradable para consumir sin azúcar -evidentemente, no se debe añadir azúcar si buscamos perder peso- entre las personas que no son aficionadas al té, además de que es el más extendido y el más fácil de encontrar en cualquier sitio. También se puede tomar en pastillas o cápsulas, mientras que estas alternativas en otros tipos de té no se encuentran tan fácilmente.

Té rojo para adelgazar

Adelgazar
Adelgazar. Imagen: mipesoideal

En segunda posición de los tés para adelgazar encontraríamos al té rojo. Hasta hace poco era considerado el mejor té para bajar de peso, porque su capacidad para acelerar el trabajo metabólico del hígado está contrastada desde hace años. Y si nos referimos a la medicina tradicional china hablaríamos de siglos, ya que es una creencia común en este país que el té contiene energías propias que fortalecen y adelgazan el cuerpo.

Una de las virtudes del té rojo que, aunque no está directamente relacionada con la pérdida de peso puede contribuir al éxito de una dieta de adelgazamiento es su carácter de antidepresivo natural. De hecho, en China es utilizada para le depresión, el mal humor o los ataques de melancolía. Y mejorar el ánimo, el principal motivo de abandono de las dietas, es fundamental para terminar bajando peso de forma efectiva.

Roiboos para adelgazar

Como ya hemos comentado, el Roiboos no contiene teína, pero sí que parece probada su capacidad para acelerar las funciones metabólicas del hígado, como ocurre con el té rojo.

Si bien no es tan potente como el té verde o el té rojo, precisamente su ausencia de teína lo hace apropiado para todos aquellos que tengan un problema con esta sustancia, ya sea por intolerancia o simple contraindicación, como las embarazadas.

Té Oolong para adelgazar

El té Oolong o té azul es un té semifermentado, a mitad de camino entre el té verde y el té negro, tanto en sabor como en características. Por lo tanto, conserva parte de las propiedades antioxidantes del té verde que le hacen un buen “comegrasas”, pero además es un diurético natural, lo que también es recomendable en las dietas de pérdida y control de peso.

Té blanco para adelgazar

El té blanco es en realidad un de té verde elaborado con sólo brotes de té. Por tanto es el té más delicado, con el sabor y el aroma más suaves. También es el té con mayor cantidad de polifenoles, es decir, el que tiene un mayor efecto antioxidante de regeneración celular. Y, como hemos visto con el té verde, ésta es una cualidad asociada a la pérdida de peso.

Por el lado negativo, es también el que tiene una menor carga de teína, y por lo tanto una menor capacidad de generación de termogénesis, ni está probado que acelere la función hepática. Pero en todo caso sí que ayuda.

Otros tés para adelgazar

Como verás no hemos mencionado el té negro, porque su capacidad para ayudar a perder peso no está probada, y de hacerlo, sería mucho menor a la de los tés ya mencionados.

Eso sí, ahora que ya sabes qué tés funcionan mejor, puedes pensar en la acción combinada de algunos blends que unan las mejores características de más de una hierba, como el té verde Gunpowder con menta, que combina la capacidad del té verde con las de la menta (también conocida por sus características comegrasas), de forma que se potencien sus resultados.

¿Cuál es tu té para adelgazar? ¿Con qué tipo de dieta lo combinas?

Una opinión sobre “Té para adelgazar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*