Propiedades del té rojo

Propiedades del té rojo para la salud

Las propiedades del té rojo son, junto a su sabor, el mejor motivo para consumirlo. Considerado durante mucho tiempo como el mejor té para adelgazar, sus virtudes no se quedan ahí: al ser el único té con doble fermentación es también un té con propiedades únicas, que hoy queremos enseñarte.

Pero primero empecemos por el principal motivo para comprar té rojo, su sabor. El té rojo de mejor calidad es suave, agradable y dulce, pero su característica más conocida es el toque mineral, casi terroso. Es un sabor muy especial, que al principio contrasta e incluso puede llegar a desagradar, pero que con el tiempo se hace una de las características más apreciadas de este té. Como se decía con la tónica, una vez que te acostumbras se convierte en tu preferido. Normalmente una semana es tiempo suficiente para que dejes de considerar este sabor como “desagradable” y lo empieces a adorar.

¿Por qué el té rojo tiene este sabor? El sabor del té rojo proviene de su proceso de elaboración. El té rojo es un té de doble fermentación. Recuerda que cuando hablamos de fermentación en el té no nos referimos, como en otros productos (vino, cerveza,…), a la transformación de los azúcares en alcohol, ya que en la fermentación del té no están presentes las levaduras encargadas de este proceso. En nuestro caso es un proceso de ligero remojado de las hojas del té y su posterior secado, lentamente, para propiciar una deshidratación perfecta que permita conservar las hojas en su estado óptimo durante el mayor tiempo posible.

Propiedades te rojo
Propiedades te rojo – Fuente: Ejerciciospara

Así que si no tienes experiencia previa con el té rojo, no te preocupes: si no te gusta al principio, insiste y terminarás amándolo. Además, te contamos los motivos para seguir bebiendo té rojo:

Propiedades del té rojo

  • El té rojo es diurético

Una de las principales propiedades del té rojo, si no la mayor, es que tiene propiedades diuréticas. Así, facilita la expulsión de toxinas mediante la orina y evita la retención de líquidos en el organismo. Esta propiedad es la que ha ayudado a crear la fama del té rojo como “adelgazante”, porque es la más visible, y aunque es verdad que colabora activamente en las dietas de reducción de peso, como veremos a continuación, finalmente se ha comprobado que las propiedades del té verde como adelgazante son más eficaces porque, además de diurético, acelera el metabolismo de una forma mucho más activa.

Sin embargo, esta propiedad del té rojo es especialmente beneficiosa para todos aquellos que sufren de retención de líquidos.

  • El té rojo acelera la función metabólica del hígado

Al generar una mayor actividad en el hígado, el té rojo permite que el hígado procese las grasas más rápidamente, y por lo tanto trabaje más intensamente en la reducción de peso. De hecho, se ha comprobado que consumir 3 tazas de té rojo diariamente puede ayudar a reducir hasta 3 kilos al mes.

  • Produce una digestión más eficaz

El té rojo favorece la producción de ácido gástrico y de sales biliares, lo que hace que las digestiones sean más rápidas y menos pesadas.

  • Reduce el colesterol “malo”
Beneficios te rojo
Beneficios te rojo

El consumo diario de té rojo disminuye considerablemente la cantidad del colesterol malo, según un estudio de la Universidad de Yunnan. Además, también baja la cantidad de triglicéridos e influye positivamente en la generación de colesterol bueno.

  • El té rojo es un excelente antidepresivo

La teína del té rojo, además de acelerar la función metabólica, tiene una función psicoactiva, y por lo tanto mejora el humor, favorece la actividad física y levanta el ánimo.

Cómo preparar un té rojo perfecto

El té rojo se puede beber tanto frío como caliente, pero la preparación, en ambos casos, es la misma. La cantidad a añadir por taza es bastante baja (con una cucharadita de té por taza es suficiente). Lo mejor es retirar el agua justo antes de que empiece a hervir, añadir el té y esperar 3 minutos. Pasado ese tiempo se cuela y se sirve, si vas a tomarlo caliente, o se enfría.

También se puede añadir limón o jengibre para aumentar sus propiedades.

En cualquier caso, siempre es mejor consumirlo sólo, ya que el té rojo con leche puede perder sus efectos antioxidantes, y también se ha comprobado que si se mezcla con zumo de pomelo puede incrementar el efecto de la teína, a la que algunas personas son sensibles.

¿Te gusta el té rojo? ¿Has notado sus propiedades? ¿Cuál prefieres tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*