teína y cafeína

Diferencias entre teína y cafeína

Una de las ventajas que se asocian al es que no contiene cafeína, sino teína. Y aunque teína y cafeína son sustancias parecidas, la teína es menos perjudicial. ¿Es eso cierto?

En realidad, no. La teína y la cafeína son exactamente lo mismo, la misma molécula. El error es común porque ya en 1819, cuando se aisló la molécula de la cafeína, ya se conocía la teína y se consideraba una sustancia diferente. Más adelante se descubrió que eran la misma sustancia, pero para entonces la idea ya estaba asentada entre las creencias comunes.

teína y cafeína
teína y cafeína

Pero, ¿qué es la cafeína exactamente, y dónde se encuentra?

La cafeína es un alcaloide que proviene de las plantas, y que se deriva fundamentalmente de los aminoácidos. Tiene efectos psicoactivos, es decir, que actúa sobre el sistema nervioso central, inhibiendo el dolor, modificando el estado anímico y alterando la percepción. Otros alcaloides famosos son la cocaína, la morfina, la quinina o la nicotina.

La cafeína no sólo está presente en el café y en el té. La podemos encontrar también en el cacao, el mate o el guaraná, porque como hemos comentado proviene de los aminoácidos de las plantas. En cambio, no se encuentra cafeína en el Rooibos, de ahí que sea la infusión más apreciada entre aquellos que tienen algún problema de sensibilidad a la cafeína.

Entonces, ¿por qué diferenciamos entre teína y cafeína?

Hay una cierta base para esa diferenciación entre teína y cafeína, y es que, como todas las moléculas, la cafeína interactúa con las otras moléculas con las que se encuentra. El té, por ejemplo, contiene polifenoles, que actúan como freno a la acción de la teína, de forma que su efecto es mucho más lento que en el caso del café y, por lo tanto, menos intenso pero más duradero.

La función de los distintos componentes del té está siendo estudiada aún, así que no hay todavía información suficiente acerca de cómo interactúan entre sí.

Por ejemplo, el café tiene efectos perjudiciales para las personas que tienen problemas de colon irritado. En cambio, estos efectos negativos no se aprecian en el caso del té. Y es que el té contiene flúor y catequinas que anulan el posible perjucio de la cafeína, y por lo tanto se considera no sólo apto sino incluso beneficioso para los afectados de colon irritado.

De ahí que tenga sentido hablar de teína y cafeína como sustancias diferentes, ya que los efectos pueden ser diferentes en función de dónde la encontramos, pero eso sí, teniendo en cuenta que es la misma sustancia y que, por lo tanto, aisladas en las mismas cantidades producirán los mismos efectos.

Y es que esto es importante: aunque tanto café como té contengan cafeína, no la tienen en la misma cantidad. Y, como el té tiene menos cafeína que el café, hay que beber una cantidad mucho mayor de té que de café para notar los mismos efectos.

teína y cafeína
teína y cafeína

¿Cuál es la concentración de cafeína -teína- en las distintas bebidas?

Por ejemplo, si quisiéramos absorber 100mg de cafeína, tendríamos que beber, aproximadamente:

  • 0,35 Kg de Chocolate con leche
  • 0,075 litros de café expreso de máquina de bar
  • 0,25 litros de café de máquina de café tradicional (por goteo)
  • 0,59 litros de té negro
  • 0,88 litros de refresco con cafeína
  • 1,18 litros de té verde
  • 5,90 litros de café descafeinado

Sin embargo, estos datos son muy generales y pueden variar ostensiblemente, porque no se puede, en realidad, hablar del café como de un único producto, como no se puede hablar del té (o del té verde, o del té negro), como de un todo. Hay distintas variedades tanto de té como de café, y aunque la elaboración sea la misma, para producir el mismo tipo de té, no se puede decir que las plantas de té con las que se hace el té verde en India o en China tengan las mismas características (por las condiciones de clima, de suelo, de evolución histórica de la planta,…). Y entre esas características está la concentración de teína.

Por ejemplo, en el caso del café, el café robusta tiene una concentración mucho más elevada de cafeína que el café arábiga. Y en el té, variedades como el Bancha tienen una concentración de teína mucho menor.

¿Es siempre mala la cafeína? ¿O tiene beneficios?

Como ocurre con todos los alcaloides, el efecto de la cafeína sobre el sistema nervioso es peligroso, en función de las dosis. Altera el sistema nervioso y la percepción, además de acelerar el ritmo cardíaco. Pero como ocurre como con casi todas las sustancias, la cafeína y la teína también tienen sus indicaciones y beneficios, por ejemplo:

  • Estimular la actividad neuronal y física
  • Mejorar la concentración
  • Permite una actividad neuronal más rápida y una mayor agudeza
  • Al aumentar la actividad nerviosa, aumenta la función metabólica y la disminución de peso

De todas formas, la sobreestimulación que la cafeína produce sobre el sistema nervioso (y la teína, aunque en menor medida, como hemos visto), es un factor que hay que tener en cuenta y que, por lo tanto, no se deben ignorar.

¿Cómo podemos evitar la teína en el té?

La teína tiene una característica muy reseñable, y es su rápida disolución en agua caliente. Esto quiere decir que, cuando infusionamos té, uno de los primeros componentes que se disuelven en el agua es la teína.

Esta característica nos puede ayudar a reducir sensiblemente la cantidad de teína que consumimos con un pequeño truco: como la teína se disuleve rápidamente, infusiona el té con un poco de agua caliente durante medio minuto, y luego deséchala. Infusiona después el té con agua caliente nueva, y tendrás un té con mucha menos teína.

¿Te influye la teína a la hora de elegir té? ¿Cuál es tu preferida?

Una opinión sobre “Diferencias entre teína y cafeína

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*