Té con leche

Cómo preparar un té con leche

Repasemos algunas de las “blasfemias” más comunes relacionadas con la bebidas: mezclar un buen whisky con refrescos, aliñar el vino (David Muñoz estremeció a más de un sommelier con la idea),… y tomar el té con leche.

Es cierto que añadir leche al té altera el sabor, color y aromas de la infusión, y que incluso podría inhibir alguno de los efectos beneficiosos del té para el organismo. Según un estudio realizado por el Charité Hospital de la Universidad de Berlín los flavonoles que contiene el té son bloqueados por la caseína de la leche, y el cuerpo no llega a absorberlos. Sin embargo, otro estudio realizado por la Doctora Langley-Evans de la Universidad de Nottingham, parece contradecir esta afirmación. En cualquier caso, los posibles efectos “neutralizadores” de la leche sobre el té no ocurren si se toma con leches vegetales como la leche de soja, que no contiene caseína.

Lo cierto es que, al margen de la posible pérdida de beneficios naturales del té al acompañarlo con leche, hay gente que prefiere tomarlo así, porque le gusta más el sabor de la mezcla, por sustituir el café con leche por una bebida similar en textura pero más sana, o por añadir cremosidad a la bebida. ¿Pero hay una forma correcta de preparar el té con leche? Parece ser que sí, y que el orden, en este caso, es fundamental para mejorar la experiencia y el sabor.

A continuación te indicamos los pasos a seguir a la hora de preparar un té con leche perfecto, según la asociación de estándares británica:

Té con leche
Té con leche. Imagen: netcurioso

Los pasos correctos para preparar un té con leche

  1. En primer lugar, pon el agua a calentar y llévala casi a ebullición.
  2. Llena una jarrita de leche con leche del tiempo. Es fundamental que no esté fría para no enfriar demasiado la mezcla, ni haya sido hervida anteriormente.
  3. Una vez que el agua está ligeramente por debajo de su punto de ebullición, añade el té y déjalo reposar entre 3 y 5 minutos.
  4. En la taza, vierte primero la leche. De esta forma las proteínas de la leche permanecerán intactas y la leche aportará cremosidad sin desvirtuar los taninos del té.
  5. Añade el té, una vez infusionado, a una temperatura no superior a los 85ºC.

El consumo de té con leche es muy frecuente en países de tradición británica, como Inglaterra o Hong Kong. En otros países, como India, Nepal, Pakistán o Marruecos, cuando se toma junto a las comidas se puede ver mezclado con leche de cabra o de Yak, aunque también se toma sólo, por ejemplo en Marruecos, para aliviar el calor.

Si quieres reducir al máximo la pérdida de nutrientes de la mezcla, prueba a utilizar leche evaporada o condensada, o especialmente leche de soja o de avena, que no contienen la caseína que bloquea la acción de los flavonoides.

Generalmente esta mezcla es más agradable cuando se usa para suavizar los tés más fuertes, como el té negro o el té rojo, o los más astringentes, como el té verde, y no tanto para acompañar infusiones más delicadas que pueden perder casi todo su aroma. Pero en todo caso esto ya depende del gusto personal de cada uno y de sus costumbres.

Otra combinación muy usada en el Tíbet y en algunas zonas de China es el té con mantequilla, llamado Po Cha. Se suele utilizar la mantequilla de Yak y añadir sal. Resulta muy graso y amargo para nuestro paladar, pero es vigorizante y un remedio natural contra el frío en esas zonas.

También en algunas zonas de Inglaterra, en lugar de leche (o además), se agrega una yema de huevo batida, para darle consistencia.

En Inglaterra los consumidores de té con leche suelen comprar té negro para esta mezcla. Sin embargo, en Marruecos se usa el té verde, y en los países de tradición hindú es más usado la mezcla de té negro y verde. En China se pueden usar tanto estos como el té rojo.

Por último, en algunos casos hay quien añade limón y leche al té. Esta práctica es desaconsejable porque la leche se puede cortar y la bebida puede resultar indigesta, así que es preferible decantarse por utilizar sólo uno de los 2 ingredientes.

¿Te gusta tomar el té con leche? ¿Qué té utilizas: negro, verde, rojo,…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*