Calentar té

Cómo calentar té

Seguro que habrás oído sobre la importancia de la temperatura del agua a la hora de preparar el té, pero, ¿hay alguna forma especial de calentar ? ¿Se puede calentar el agua en el microondas?

El microondas es ese electrodoméstico que iba a revolucionar la cocina moderna, allá por los años sesenta, y que sin embargo, hoy en día, sólo usamos para recalentar la comida y calentar el café o el agua para el té, pero, ¿es recomendable utilizar el microondas para calentar el agua del té?

Para infusionar té es crucial la temperatura del agua. Se recomienda infusionar por debajo de la temperatura de ebullición (90-95º), aunque según el tipo de té esta temperatura puede bajar hasta los 70º. Para ello, lo más frecuente es llevar el agua a su punto de ebullición, y después esperar un poco antes de añadirle las hojas de té, más o menos a ojo. Es el caso del agua calentada en un hervidor de agua, o en una cacuela al fuego, hornillo eléctrico, gas, vitrocerámica o inducción.

En todos estos casos, el agua se calienta mediante un proceso llamado convección, es decir, de transmisión de calor al agua mediante contacto. El agua que se va calentando sube hacia arriba mientras que el agua más fría baja y se calienta, de forma que todo el líquido alcanza la misma temperatura de forma uniforme, al mismo tiempo.

Sistema de convección para calentar té
Sistema de convección para calentar té

En las teteras eléctricas, o en los calentadores de agua, hay un sistema de paro o aviso automático en el momento en el que el agua empieza a hervir. Si lo calientas en una cacerola, puedes ver cuándo se llega a ebullición porque el agua se empieza a evaporar formando burbujas de aire.

Pero, ¿qué pasa en el microondas?

El proceso de calentamiento de los alimentos dentro de un microondas es diferente. el microondas lo que hace es generar ondas de radio de alta frecuencia, que provocan una energía que es absorbida por los alimentos, produciendo calor.

Pero ese calentamiento no es, como en el caso de la convección, homogéneo. El agua no circula, y por lo tanto, al no entrar en contacto unas moléculas con otras, sucede habitualmente que algunas partes están más calientes que otras.

Ten en cuenta que, a la hora de infusionar las hojas del té, la temperatura a la que está el líquido con el que entran en contacto es fundamental. En el té negro, rojo o azul, los taninos que contienen se transmiten de la hoja al líquido sólo a temperaturas cercanas a la ebullición, mientras que en los tés no fermentados, como el té verde o el blanco, un líquido demasiado caliente podría quemar la hoja y provocar cierta oxidación, que afectaría negativamente al sabor a las propiedades del té en sí.

Al no tener control sobre la temperatura exacta a la que está el agua que entra en contacto con las hojas de té, si usamos un microondas tampoco tendremos control sobre el resultado, y podemos tener un té sobrecalentado, o que no llegue a extraer los componentes más importantes del té.

Entonces, ¿es mejor calentar té en un cazo?

También podemos tener problemas si dejamos el agua hirviendo demasiado tiempo, por ejemplo en un cazo. Al hace esto, las primeras burbujas que entran en ebullición contienen una proporción mayor de oxígeno, por lo que al agua restante contendrá menos oxígeno y no tendrá un sabor adecuado.

Además, mientras que los recipientes usados al calentar el agua en el microondas suelen ser vidrio o cristal, que no dejan residuos en el agua, si el cazo es de metal y no de acero inoxidable puede dejar residuos de cromo, hierro y níquel, no potencialmente peligrosos (aunque existen personas alérgicas al níquel), pero tampoco recomendables.

El uso de teteras de barro, tradicional en China y otros países, también deja residuos en el té que alteran su sabor.

¿Cuál es la mejor forma de calentar té?

La mejor opción, por tanto, sería usar una tetera eléctrica o un calentador de agua, que se desconecte automáticamente al llegar a la temperatura de ebullición, porque:

  • Se evita el sobrecalentamiento del agua
  • Se garantiza que el calor se distribuya en todo el agua uniformemente
  • Están hechas de acero inoxidable por lo que no se sedimentan materiales nocivos para la salud, o el buen sabor del té.

Una vez calentada el agua, la mejor opción es trasvasar una parte a la tetera, lo suficiente para enjuagarla y que se caliente, luego desechar ese agua y rellenarla con el resto de agua caliente. Así el agua llegará al recipiente adecuado en las condiciones óptimas.

¿Y si quiero recalentar un té?

Si nos hemos servido el té y lo hemos dejado enfriar en exceso, sí podemos usar el microondas para calentarlo, siempre que no lo expongamos demasiado tiempo a la acción de las ondas de radio, para que en ningún caso el lñiquido (o alguna parte) lleguen a hervir. Tú conoces mejor que nadie el tiempo que lo debes mantener para que se caliente, pero si, por ejemplo, piensas calentarlo durante un minuto, es preferible que lo hagas en 2 tandas de 30 segundos, removiendo el agua ligeramente entre tanda y tanda, provocando de esta forma un sencillo sistema de convección, y provocando que la temperatura del líquido sea algo más homogénea.

¿Prestas suficiente atención al calentar el agua de tu té? ¿Has notado alguna diferencia de sabor? ¡Cuéntanoslo!

Una opinión sobre “Cómo calentar té

  1. Buenas tardes es para mi un placer aprovechar este formulario para agradecer la labor que llevaís acabo en este maravilloso blog, porque de forma semanal suelo pasar por aquí para mantenerme al día sobre dieta y otros temas de la materia. Saludos os sigo leyendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*